El Auxiliar de Enfermería en el parto

23 diciembre 2011

Una de las partes más agradecidas en el trabajo de Auxiliar de Enfermería es su función en la Unidad de Pediatría del Hospital y especialmente en la asistencia al parto. Asistir en primera persona al milagro de la vida no tiene precio, pero el Auxiliar debe seguir una serie de pautas de acción con respecto al neonato que os detallamos a continuación

En primer lugar debe recoger la carpeta con la historia del recién nacido, dos pulseras (una para la madre y otra para el recién nacido) y asegurarse que la medicación que va a recibir el recién nacido está disponible (vitamina K, colirio antiséptico, vacuna hepatitis B).

A continuación, debe preparar la mesa de reanimación con: sonda de aspiración, tubo de conexión de oxigeno con ambú infantil, pulsera de identidad del recién nacido, pinzas desechables de Bar, gasas estériles, venda de gasa de 5X5, tijeras.

Más tarde, tiene que escoger la cuna, que previamente ha sido higienizada, asegurándose de que está en condiciones de recibir al niño.

En el caso de que el niño deba recibir cuidados en la incubadora, asegurarse de que la misma está totalmente dispuesta. La incubadora es un aparato especial en forma de caja transparente para el cuidado de los niños prematuros, los nacidos con bajo peso (inferior a los 2.000 gr.) y los recién nacidos con diversos problemas.

El Auxiliar de Enfermería nunca debe olvidar colocar las pulseras, una en la muñeca de la madre y otra en el tobillo del recién nacido, asegurándose que el broche automático esté perfectamente cerrado y sin holgura que permita el desplazamiento de las pulseras fuera de su lugar.

Ligado el cordón y administrada la medicación antes citada, se debe proceder a una limpieza general del niño. Para ello debe usarse agua tibia y una esponja especial jabonosa. Con este lavado se procurará desembarazar la piel del recién nacido de la sangre y desechos del canal del parto, pero no se pretenderá eliminar por completo el vernix caseoso o unto sebáceo, que puede resultar beneficioso para la protección de la piel del niño.

Una vez lavado el niño, se realiza la higiene del cordón envolviéndolo en una gasa empapada en alcohol de 70 º, para que no se infecte y se seque más rápido, con lo que la caída ocurrirá aproximadamente a los 8 días del nacimiento. Después se le pesa y se explora en busca de posibles malformaciones congénitas.

Por último, una vez que se ha comprobado que el estado de salud del recién nacido es satisfactorio, se procede a vestirlo.

 

Etiquetas | , , , , ,

Comentar

*

Curso de Graduado en ESO
Curso de fotografía
Auxiliar de enfermeria
Curso de peluqueria profesional
Curso de auxiliar de farmacia
Transporte y emergencias sanitarias

Categorías